+34 910 312 386   |   info@yacrea.com

Blacklists

Descubre cómo funcionan las blacklists y cómo pueden impactar en tu negocio online.

Comprender el significado y la importancia de las listas negras o ‘blacklists’ en informática

En el amplio universo de la informática y la ciberseguridad, una lista negra (también conocida como blacklist) es una herramienta poderosa de seguridad. Se trata de una lista que incluye dominios web, direcciones IP o direcciones URL que han sido negadas el acceso al sistema informático. Esto se debe a que su actividad puede resultar perniciosa y dañina para los servidores del dominio al cual intentan acceder.

Las listas negras son esencialmente una medida de defensa. Permiten los propietarios de sitios web o sistemas de información, proteger sus datos de cualquier red o individuo malintencionado o que comprometa la integridad y seguridad de la información almacenada en sus bases. Además, estas listas actúan como un escudo ante diversas estrategias empleadas por hackers para infiltrarse en sistemas.

Su utilización ha aumentado debido a la creciente presencia de sitios web y softwares maliciosos en la red.

La necesidad de implementar Blacklists en un dominio informático

Si decidimos omitir la implementación de una blacklist en nuestro dominio informático, esto lo haría altamente vulnerable ante cualquier ataque virtual. Los ataques pueden provenir de sistemas o individuos que buscan explotar brechas seguridad existentes. Es por ello que, contar con una o varias listas negras en uso otorga una medida extra de protección en contra de ciberataques potenciales.

Durante la creación de un sitio web o sistema informático, es vital considerar cómo este podría ser vulnerable a incursiones hackers y diseñar estrategias para mitigar dichos riesgos.

Sistemas prioritarios para proteger con Blacklists

Es esencial garantizar la protección de sistemas informáticos expuestos a redes que albergan otras entidades potencialmente dañinas. Sin embargo, existen ciertos sistemas cuyo valor e importancia requieren una protección prioritaria. Estos comúnmente incluyen:

Existen sistemas que interactúan directamente con los usuarios a través de nombres de usuarios y contraseñas. Para salvaguardar la información registrada, estos sistemas utilizan blacklists para protegerse contra softwares maliciosos intentando acceder ilegalmente.

Además, también existen nombres particulares que las empresas y particulares desearían bloquear. Los hackers, por ejemplo, podrían emplear técnicas para robar o usar información de manera indebida y causar severos daños a sistemas informáticos.

El uso de Blacklists en el correo electrónico y navegación web

La mayoría de usuarios de correo electrónico han observado una carpeta nombrada «spam», aquí se almacenan correos electrónicos no deseados. Los usuarios pueden añadir a la carpeta de spam cualquier dirección de correo electrónico de la cual no deseen recibir correspondencia. Esto puede deberse a variedad de razones, entre ellas considerarla molesta o perjudicial.

Sitios web visitados con frecuencia podrían redirigir a los usuarios a agregar por accidente sus direcciones de correo electrónico a listas de correo no deseadas. Estos mensajes frecuentemente carecen de utilidad para el usuario, por lo que evitarlos se convierte en una necesidad.

Al navegar por Internet, es posible encontrar numerosos sitios web útiles para buscar información y realizar diversas tareas. Sin embargo, existen portales web que podrían resultar perjudiciales para los usuarios o sus dispositivos. Navegadores como Google Chrome, Firefox o Safari cuentan con filtros locales que actúan como blacklists, impidiendo el acceso a estos sitios dañinos.

Listas negras para controlar el acceso a sistemas

Del mismo modo que creamos listas negras de sitios web, también podemos elaborar blacklists de personas con un acceso restringido o completamente denegado a un portal web o sistema de información. Dichas listas negras suelen contener datos personales y de conexión de los individuos que deseamos mantener fuera de nuestros sistemas. Aunque ellos puedieran crear nuevos datos de acceso, no podrían ingresar al sistema con los datos originales bloqueados.

En conclusión, la protección de nuestros sistemas informáticos y la valiosa información contenida en ellos, debe ser siempre una de nuestras mayores prioridades al diseñar y crear una estructura de programación informática. Si tienes cualquier duda acerca de este término o deseas que te ayudemos a implementar una lista negra adecuada para tus sistemas, puedes contactarnos a través  de nuestro formulario de contacto.